Cronos Sub

Principios del buceo técnico: Los 5 básicos.

Esta semana nos vamos a sumergir en los conceptos básicos de una rama del buceo que se separa de lo que se conoce como “buceo recreativo”, se trata del buceo técnico.

El buceo técnico se denomina como aquél que sobrepasa los límite establecidos dentro del buceo recreativo, siendo estos profundidades mayores a los 40 metros o en entornos especiales (cuevas, pecios etc.). También se puede considerar como buceo técnico aquel en el que se use equipación especial como rebreathers o mezclas de gases especiales (NITROX, TRIMIX). Esta definición, al igual que otras que se pueden encontrar en internet, debe ser tomada con cautela, ya que existen opiniones enfrentadas entre los expertos sobre los límites que separan el buceo técnico del recreativo, e incluso si existe una continuidad entre las diferentes modalidades o son mundos completamente distintos.

Hoy os voy a explicar de forma resumida y apoyada con videos grabados durante nuestros entrenamientos en piscina los 5 pasos básicos de buceo técnico que se realizan en algunas organizaciones de buceo técnico como la GUE (Global Underwater Explorers). Existen variaciones de esta metodología en función de la escuela que los imparta, por ejemplo, en la UTD (Unified Team Diving) se usa una metodología de 6 pasos derivada de esta.

Los 5 básicos.

1 – Retirada del regulador primario.

El primero de los pasos y base para los siguiente dos pasos. Consiste en retirar el regulador primario y aguantar la respiración durante un rato. Es importante mantener nuestra posición inalterada en la columna de agua, para lo que es necesario retener la cantidad de aire necesaria en nuestros pulmones para no ascender ni irnos al fondo. Es muy fácil tender a coger más aire de la cuenta y por ello boyar. Siempre es mejor tomar un poco más de aire de la cuenta y expulsarlo lentamente si es necesario. Si por el contrario tomamos poco aire antes de retirar el regulador nos iremos al fondo y necesitaremos colocarnos el regulador demasiado pronto.

Antes de devolver el regulador a la boca purgamos el mismo pulsando la membrana. En este video podéis ver un ejemplo de este ejercicio:

2 – Sustitución del regulador primario por el secundario.

De la misma forma que en el primer paso, retiramos el regulador primario, pero esta vez cogemos nuestro regulador secundario, lo purgamos y nos lo colocamos. Solo nos queda enganchar el regulador primario a nuestro chaleco usando su mosquetón. Terminamos el ejercicio realizando los mismos pasos a la inversa: desenganchamos el regulador primario del chaleco, purgamos e intercambiamos los reguladores como se muestra en este vídeo.

3 – Donación de aire al compañero.

Uno de los básicos más complicados y que involucra a dos partes. Parte del supuesto de que nuestro compañero se ha quedado sin aire y necesita de nuestras asistencia. Después de que nuestro compañero nos hace la señal que indica que no tiene aire procedemos a donar aire. Primero nos colocamos el regulador secundario como hicimos en el paso previo y damos nuestro regulador primario al compañero. Llegados a este punto y si llevamos un enrutado típico de la configuración Hogarthiana, con un latiguillo de 2.10 m, lo liberamos en toda su longitud para dar espacio a nuestro compañero y le mostramos la presión restante en nuestra botella mostrándole el barómetro (¡lo debemos comprobar nosotros primero!). Esta configuración permite la donación de aire en espacios reducidos como pecios y cuevas.

Para terminar el ejercicio, suponiendo que la incidencia está resulta, hacemos la seña de que vamos a cortar el suministro de aire a nuestro compañero (hacemos el gesto de cortar con nuestros dedos), tomamos el regulador primario de vuelta, lo colocamos de nuevo como indica la configuración Hogarthiana (en futuros artículos hablaremos sobre esta configuración), purgamos el regulador primario y lo intercambiamos con el secundario, es importante que el regulador secundario quede con la boquilla hacia abajo para evitar que entre en flujo.

4 – Vaciado de agua en la máscara.

En este paso practicamos nuestra capacidad de vaciar la máscara del agua que se haya podido filtrar por una mala colocación de la misma. Para ello separamos la máscara de nuestra cara brevemente para inundarla hasta la mitad aproximadamente. Para vaciarla solo tenemos que presionar con una mano la parte superior de la máscara y expulsar aire por nuestra nariz mientras miramos hacia arriba. De esta forma la máscara se irá purgando de agua hasta quedar completamente vaciada. Es importante mantener la flotabilidad en todo momento.

5 – Retirada de máscara y posterior colocación/vaciado de la misma

Vamos a realizar el último de los 5 básicos y que es una continuación del anterior. Se trata de retirar totalmente la máscara y permanecer sin ella. Es un ejercicio que puede suponer una gran dificultad al principio, pero una vez dominado nos permitirá desenvolvernos en situaciones complicadas como la rotura de las mismas sin perder el control.

Retiramos la máscara totalmente e intentamos abrir los ojos, continuamos respirando de forma relajada, ¡hemos quitado la máscara pero eso no impide que no podamos respirar! Otro factor que solemos alterar drásticamente es la flotabilidad, al perder en cierto grado la visibilidad tendemos a boyar o irnos al fondo; ante esto solo nos queda practicar en estas condiciones hasta que consigamos mantenernos calmados, con la respiración inalterada y la posición adecuada.

Para terminar solo nos queda colocarnos de nuevo la máscara y vaciarla como hicimos en el paso previo.

Los 5 básicos: 5 técnicas que te pueden ayudar en muchas situaciones.

Como habéis visto, los 5 básicos son técnicas que tienen una gran aplicación en situaciones de riesgo o que se salen de nuestra zona de confort como buceadores. Por ello es importante practicarlas y tenerlas interiorizadas, nunca se sabe en que momento, durante una inmersión, nos puede surgir un incidente. Con estas técnicas podemos ser unos buceadores más seguros y autónomos.

Tanais Menéndez.

Buceadores: Fran Rodríguez, Orfe Rodríguez, Noel  Gutierrez, Tanais Menéndez.

Deja un comentario